¿Eres miembro del club?
 
 
 
 

 

R4 hecho en guadua

Por: Iván Cubillos (Bogotá)

21/08/2010

Tardó 16 meses haciendo su obra de arte, que el Ministerio de Cultura avaluó en 80 millones de pesos.


Había tinto en una mesa. Por la ventana de la bodega se veían los primeros azules claros que adivinaban un amanecer esplendoroso.
La máquina se encontraba a medio hacer, pero permitía ver su magnitud, la magia de lo que sería al estar terminada.

Olía a guadua en el pequeño recinto del barrio León XIII, en la Bogotá del sur. Pero no de una guadua cualquiera. Era material cortado en cuarto menguante y cultivada por campesinos laboriosos de la zona cafetera de Colombia.

Tirado en el piso, boca arriba y con un cigarrillo en las manos (veía el humo trepidar el techo), el bogotano Mauricio Pardo enloquecía lentamente con cada detalle de su obra: el primer carro del país hecho de guadua.

La historia empezó una mañana de hace 2 años. "Me desperté con la idea de hacerlo. Antes, ya había hecho dos bicicletas de guadua. ¿Por qué no hacer un carro?", cuenta Mauricio, de bigote poblado, piel blanca y 1,70 de estatura.

Alicia Cantor, su esposa desde hace seis años, había recibido ocho millones de pesos fruto de una herencia. "No hermano, usted está definitivamente loco", fueron las palabras que usó Alicia al conocer la propuesta de su esposo de invertir el dinero en su proyecto de un carro de guadua.

Así fue. Mauricio compró en un sitio de segundazos un Renault 4 modelo 79 Plus por 2 millones de pesos. El carro fue llevado a una bodega y literalmente 'descuartizado' por el comprador, que ya tenía lista la carga de guadua que utilizaría para su obra de arte.

Contrató a un ayudante, que duró poco. El muchacho se impresionó con la forma de trabajar de Mauricio. "El vidrio trasero no salía. No fue problema: le metí una patada y lo rompí, mi hermano", relata el artista. El empleado cobró el día y se fue para nunca regresar.

Ahora, hombre y máquina se enfrentarían. Mauricio alargó el chasis del Renault 80 centímetros, tal como estaba dibujado en su prototipo de papel. Las latas fueron remplazadas por fragmentos de guadua de un metro. El tanque metálico de gasolina era ahora natural. Los rines parecían los de un vehículo Chevrolet de los años 30.

Al cabo de seis meses, del pequeño Renault no quedaba nada. Mauricio tenía ante sus ojos el único carro hecho de guadua de Colombia y catalogado por el Ministerio de Cultura como una escultura de 80 millones de pesos.

El carro tiene una cafetería por dentro. Mauricio recorre plazas y parques de la ciudad vendiendo tintos y mostrando a su 'hijo'. "El arte se puede hacer con cualquier material. Yo lo demostré", remata el artista bogotano.

También construye bicicletas

Mauricio empezó a trabajar la guadua para construir bicicletas. Un día iba montado en una de ellas por la 7a. con calle 116, cuando un hombre que se transportaba en una camioneta le dijo que estaba interesado en la bicicleta. "Sus escoltas montaron la bicicleta en la camioneta y el señor me dio 1'500.000 pesos por ella. Me salvó porque estaba sin un peso", recuerda.



Fuente:
Eltiempo.com


Más información

 

Pautar | Foro | Blog | Escríbenos